miércoles, 6 de junio de 2012

ACONSEJAN AL TESTIGO DE JEHOVA QUE NECESITA UNA TRANSFUSION QUE NO SE HAGA MALA SANGRE


Luego de conocerse en la víspera la decisión de la Corte Suprema de Justicia ordenando que se respete la condición religiosa del testigo de Jehová  de no recibir una transfusión sanguínea como reclamaba el padre del paciente, los médicos aconsejaron al paciente que "no se haga mala sangre por eso", ya que esto le podría causar problemas de acidez frecuente, y eventualmente una gastritis. 

El paciente había experimentado una leve mejoría y habia recuperado la consciencia, pero como a cada rato les tocaba el timbre a las enfermeras para predicarles la palabra de Dios, las profesionales de la salud optaron por provocarle un nuevo coma farmacológico. "Esto era un caos" , se justifica la jefa de enfermería del hospital donde se encuentra el testigo, "no podiamos permitir que las enfermeras se escondieran para no tener que atender al pesado ese.". Aparentemente antes del coma provocado, uno de los camilleros le habría alcanzado a preguntar al paciente si no quería recibir una transfusión, a lo que éste habría respondido casi al borde de un ataque de nervios"Pues ya me gustaría a mí recibir una transfusión de sangre, pero eso es lo malo de los testigos, que no podemos." 


2 comentarios:

  1. a se zarpan en boludos ustedes

    ResponderEliminar
  2. si loco se re zarpan coincido con el amargo de arriba

    ResponderEliminar